Ya no estás

Cuando mueren personas queridas se llevan con ellas universos enteros. Hablamos de personas esenciales en nuestra existencia, de seres únicos he irrepetibles a los cuales amábamos y ellos nos amaban a nosotros, eran soles enteros que ya no podrán calentarnos aunque su luz nos iluminará para siempre.

A veces el dolor es egoísta y sólo nos deja ver lo que hemos perdido, no lo que hemos vivido o disfrutado. Por eso hoy no hablaremos de un final, si no del principio, de muchos principios y de muchos homenajes que podemos rendir cuando nos sentemos alrededor de una mesa en familia y recordemos anécdotas, risas, viajes… Cuando descubráis en vosotros palabras o gestos sin a penas querer dándoos cuenta que su legado está hecho de aquellas pequeñas cosas y siempre perdurará en vosotros.

Pensemos en la complicidad que teníamos con esa persona, lo felices que fuimos a su lado y, sobretodo, lo felices que nosotros le pudimos hacer. Podremos recordar y contar siempre miles de historias sobre esa persona que ya no está, porque cada persona que pasa por nuestras vidas deja una huella, una marca imborrable que nos acompaña siempre en cada paso que damos.

Por este y otros muchos motivos, mientras vosotros llevéis a esa persona en la mente y el corazón nunca morirá.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s