Educación por niveles

el

La sociedad nos ha impuesto siempre un modelo de educación distribuido según la edad de cada individuo. Sabemos que a los tres años debemos ingresar a nuestros hijos en el colegio, a los 12 comenzaremos el instituto, a los 18 la universidad, etc. Pero puede ser que este método desmotive a más de uno bien porque dicho niño vaya más avanzado o más retrasado del resto, ahora bien, en ambos casos podemos sufrir el llamado fracaso escolar.

De nada sirve enfadarnos con nuestros hijos porque no rinden el 100% en el colegio, puede que no quieran ir, que nos oculten la realización de tareas, trabajos, exámenes, que sean revolvedores en clase porque no saben que hacer para pasar el rato, pero ¿nos hemos parado a pensar qué les motiva realmente?

Lo más cómodo sería que nuestro sistema educativo, así como deja que los alumnos repitan curso, también permitiesen adelantar niveles. Este no va a ser el caso a si que deberemos poner de nuestra parte para solucionar el problema.

Lo más importante es entablar una conversación con nuestro hijo, que verdaderamente nos cuente qué es lo que le inquieta, lo que le gusta, las dos partes tienen que ceder y hacerle entender que, ante nuestra impotencia de no poder cambiar el sistema, sí haremos algo a cambio por él o ella.

Si nuestro hijo necesita avanzar le haremos entender que, tendrá que seguir en el colegio asumiendo todas las tareas y responsabilidades pero tendrá una vía de escape que nosotros buscaremos por otro sitio para que su proceso de aprendizaje no se ralentice y aportarle ese extra que necesita. Solo en su mayoría de edad los estudios podrán ser más acordes y de su agrado.

Por el contrario, si nuestro hijo tiene dificultades deberemos buscarle un apoyo, bien familiar o externo y una recompensa por su esfuerzo, no dar caprichos, solo es un aliciente para seguir mejorando en el proceso de aprendizaje (en otra entrada hablaremos más extendidamente del método para dar incentivos y alicientes)

No es una situación fácil, pero en nuestra mano está la felicidad de nuestros hijos y si ellos están bien nos sentiremos realizados como padres, así que no dudéis en contar vuestro caso o pedir ayuda si os veis atrapados y sin salida.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s