Mi pequeñín tiene novia

Los seres humanos somos complejos y más en cuestiones del amor. La personalidad de cada uno se va forjando desde que nacemos, condicionada por factores genéticos, ambientales y experiencias que influyen y nos cambian a lo largo de la vida. Ya desde la infancia vemos como hay niños que son más cariñosos que otros, bien por timidez o por temperamento o carácter les cuenta expresar sus sentimientos, pero ya son capaces de demostrar amor hacia otros.

Los niños que van a la guardería y se relacionan con otros de su misma edad o edades muy parecidas tienden a socializarse antes, son más abiertos. Si bien es verdad, en la medida de lo posible, aunque no vayan a la guardería, paseamos con nuestros hijos por el parque y más de cara al buen tiempo, donde también comparten rato de juego con otros niños.

A los 3 años indiscutiblemente tienen que ir al colegio, la mayor parte del día están con el mismo grupo de niños, es ahí donde crean su círculo de amigos y “enemigos”, crean relaciones afectivas más o menos estrechas entre los compañeros, incluso llegan a “enamorarse”.

A los 4 ó 5 años un niño empieza a tener atracción por otras personas, para nada se puede comparar con lo que sienten dos adultos, pero se fijan en características físicas que les atraen, rasgos de la personalidad del otro que les gustan y … ¡se hacen novios!. Es precioso ver como tu hijo o hija a la salida del colegio te dice: ¡mami tengo novio!. No puedes evitar que se te caiga la baba. En estos casos los padres tienen que “seguir el juego” de su hijo, dejar que desarrolle su imaginación para hacerle regalos a la otra personita, no impedirle jugar con ella o que se vean al salir del cole, etc. Este amor puede durar unos días, unos meses o hasta fin de curso, porque, en la mayoría de los casos, tras los largos periodos de vacaciones veraniegas los niños vuelven al colegio deseosos de volver a ver a sus amigos, novios, novias y, aunque hayan mantenido contacto por redes sociales, móviles, whatsapp, etc, al volver a verse notan que algo en cada uno de ellos ha cambiado, no son iguales a lo que recordaban, a estas edades todavía la personalidad de cada uno no está formada ni adquirida por completo, le queda un largo recorrido y muchas experiencias por vivir que la condicionan. Esos pequeños cambios los niños lo perciben muy rápido y puede que ese gran amor tan tierno y puro de infancia desaparezca.

amor infantil

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s